sábado, 19 de noviembre de 2011

Sólo quiero aire


Desde hace una semana que grabamos un par de cuentos sufíes y no los había subido pues tenía ganas de editarlos y de hecho realicé varias pruebas, pero los resultados no fueron satisfactorios y es que la calidad del video siendo 3gp, osea de celular, no dio para más. Al principio estaba muy emocionado, pues en la vista previa del software que estaba utilizando, se veía muy bien, pero a la hora de exportarlo el resultado final era distinto. En fin, que no me he quedado con las ganas de subirlo al tubo aunque fuera la versión sin editar. Quizá más adelante logro adquirir una buena cámara y entonces sí jugaré con la edición.

Con respecto al cuento, bueno pues escuchen:



Solo quiero aire


(cuento sufi)


Un joven fue a ver a un sabio maestro y le preguntó:


-Señor, ¿qué debo hacer para conseguir lo que yo quiero?.


El sabio no contestó. El joven después de repetir su pregunta varias
veces con el mismo resultado se marchó y volvió al día siguiente con la
misma demanda. No obtuvo ninguna respuesta y entonces volvió por
tercera vez y repitió su pregunta:


-¿Qué debo hacer para conseguir lo que yo quiero?


El sabio le dijo:


-Ven conmigo.


Y se dirigieron a un río cercano. Entró en el agua llevando al joven de la
mano y cuando alcanzaron cierta profundidad el sabio se apoyó en los
hombros del joven y lo sumergió en el agua y pese a los esfuerzos del
joven por desasirse de él, allí lo mantuvo. Al fin lo dejó salir y el joven
respiró recuperando su aliento. Entonces preguntó el sabio:


-Cuando estabas bajo el agua, ¿qué era lo que más deseabas?


Sin vacilar contestó el joven:


-Aire, quería aire.


-¿No hubieras preferido mejor riquezas, comodidad, placeres, poder o
amor?


–No, señor, deseaba aire, necesitaba aire y solo aire -fue su inmediata
respuesta.


-Entonces -contestó el sabio-, para conseguir lo que tú quieres debes
quererlo con la misma intensidad que querías el aire, debes luchar por
ello y excluir todo lo demás. Debe ser tu única aspiración día y noche. Si
tienes ese fervor, conseguirás sin duda lo que quieres.


El descuido


Martín Buber


Cuentan:


El rabí Elimelekl estaba cenando con sus discípulos. El criado le trajo un
plato de sopa. El rabí lo volvió y la sopa se derramó sobre la mesa. El joven
Mendel, que sería rabí de Rimanov, exclamó:


-Rabí, ¿qué has hecho? Nos mandarán a todos a la cárcel.


Los otros discípulos sonrieron y se hubieran reído abiertamente, pero la
presencia del maestro los contuvo. Éste, sin embargo, no sonrió. Movió
afirmativamente la cabeza y dijo a Mendel:


-No temas, hijo mío.




Algún tiempo después se supo que en aquel día un edicto dirigido contra los
judíos de todo el país había sido presentado al emperador para que lo
firmara. Repetidas veces el emperador había tomado la pluma, pero algo
siempre lo interrumpía. Finalmente firmó. Extendió la mano hacia la arena de
secar, pero tomó por error el tintero y lo volcó sobre el papel. Entonces lo
rompió y prohibió que se lo trajeran de nuevo.


FIN


Historia de zorros


Niu Chiao


Wang vio dos zorros parados en las patas traseras y apoyados contra un
árbol. Uno de ellos tenía una hoja de papel en la mano y se reían como
compartiendo una broma.


Trató de espantarlos, pero se mantuvieron firmes y él disparó contra el del
papel; lo hirió en el ojo y se llevó el papel. En la posada, refirió su aventura a
los otros huéspedes. Mientras estaba hablando, entró un señor que tenía un
ojo lastimado. Escuchó con interés el cuento de Wang y pidió que le
mostraran el papel. Wang ya iba a mostrárselo, cuando el posadero notó que
el recién venido tenía cola.


-¡Es un zorro! -exclamó, y en el acto el señor se convirtió en un zorro y huyó.


Los zorros intentaron repetidas veces recuperar el papel, que estaba cubierto
de caracteres ininteligibles; pero fracasaron. Wang resolvió volver a su casa.
En el camino se encontró con toda su familia, que se dirigía a la capital.
Declararon que él les había ordenado ese viaje, y su madre le mostró la
carta en que le pedía que vendiera todas las propiedades y se juntara con él
en la capital. Wang examinó la carta y vio que era una hoja en blanco.
Aunque ya no tenían techo que los cobijara, Wang ordenó:


-Regresemos.


Un día apareció un hermano menor que todos habían tenido por muerto.
Preguntó por las desgracias de la familia y Wang le refirió toda la historia.


-Ah -dijo el hermano, cuando Wang llegó a su aventura con los zorros- ahí
está la raíz de todo el mal.


Wang mostró el documento. Arrancándoselo, su hermano lo guardó con
apuro.


-Al fin he recobrado lo que buscaba -exclamó y, convirtiéndose en zorro, se
fue.


FIN


La tela de Penélope o quién engaña a quién


Augusto Monterroso


Hace muchos años vivía en Grecia un hombre llamado Ulises (quien a pesar
de ser bastante sabio era muy astuto), casado con Penélope, mujer bella y
singularmente dotada cuyo único defecto era su desmedida afición a tejer,
costumbre gracias a la cual pudo pasar sola largas temporadas.


Dice la leyenda que en cada ocasión en que Ulises con su astucia observaba
que a pesar de sus prohibiciones ella se disponía una vez más a iniciar uno
de sus interminables tejidos, se le podía ver por las noches preparando a
hurtadillas sus botas y una buena barca, hasta que sin decirle nada se iba a
recorrer el mundo y a buscarse a sí mismo.


De esta manera ella conseguía mantenerlo alejado mientras coqueteaba con
sus pretendientes, haciéndoles creer que tejía mientras Ulises viajaba y no
que Ulises viajaba mientras ella tejía, como pudo haber imaginado Homero,
que, como se sabe, a veces dormía y no se daba cuenta de nada.


FIN





Saludos letransfusionados y alucinados. ;)

martes, 11 de octubre de 2011

Leyenda sobre el ajedrez


Ajedrez

«AI principio del siglo V. de la era cristiana había en las Indias un príncipe poderosísimo, cuyos dominios estaban situados a las orillas del Ganges; el cual había tomado el fastuoso titulo de “Rey de las Indias”. Su padre había obligado a un gran número de soberanos a que le pagasen tributo y se sometiesen a su imperio. El joven monarca se olvidó bien pronto de que los reyes deben ser padres de sus pueblos: que el amor de los vasallos a sus rayes es el único apoyo sólido del trono, que solo este amor puede unir verdaderamente a los pueblos con el príncipe que los gobierna, y de quien hacen toda la fuerza y el poder: que un rey sin vasallos no tendrá mas que un titulo vano, ni logrará ventaja alguna sobre los demás hombres. Los brahmanes y rajales, esto es, ciertos filósofos, y los grandes representaron todas estas cosas al “Rey de las Indias”; pero embriagado con la idea de su grandeza, que contemplaba eterna, despreció sus sabias representaciones. Habiendo continuado estas y las quejas se dio por ofendido, y para vengar su autoridad, que creyó despreciada por los que se atrevían a desaprobar su conducta, los hizo perecer entre tormentos. Este ejemplo atemorizó a todos los demás, y sellaron sus labios. El príncipe, abandonado a sí mismo, y lo que era aun mas peligroso para él y mas terrible para sus pueblos, entregado a los perniciosos consejos de los lisonjeros, se dejó llevar hasta los últimos excesos. Los pueblos, agobiados bajo el peso de una tiranía insoportable, acreditaron con extremo cuan odiosa les babia llegado a ser una autoridad que solo se empleaba en hacerlos infelices. Los príncipes tributarios, persuadidos a que, habiendo perdido el rey de las Indias el amor de sus pueblos, babia perdido todas sus fuerzas, se preparaban a sacudir el yugo y a llevar la guerra a sus estados. Entonces un brahman llamado Sisa, hijo de Daber, penetrado de las desgracias de su patria, intentó hacer al príncipe abrir los ojos a los funestos efectos que iba a producir su conducta; pero enseñado por el ejemplo de los que le habían precedido, conoció que su lección no seria útil sino tomándola el príncipe por sí propio sin advertir que la recibía de otro. Con este objeto inventó el juego del ajedrez, en que el rey, aunque es la principal de las piezas, no puede atacar ni aun defenderse de sus enemigos sin el auxilio de sus vasallos y de sus soldados. El nuevo juego se hizo célebre muy pronto; el Rey oyó hablar de él y quiso aprenderlo. El brahman Sisa fue escogido para ensenárselo, y con el pretexto de explicarle las reglas y de manifestarle con que arte era preciso emplear las otras piezas en defensa del rey, le hizo ver y gustar de las verdades que había reusado oír hasta entonces. El príncipe, nacido con un espíritu y sentimientos virtuosos que las máximas de los cortesanos no habían podido sofocar enteramente, se aplicó estas lecciones del filósofo, y comprendiendo que el amor de los pueblos a su rey hace toda su fuerza, mudó de conducta, y así previó las desgracias que le amenazaban; y sensible y reconocido dejó al brahman la elección de la recompensa: este pidió que se le diesen los granos de trigo que sumase el número de casas del tablero en esta forma ; uno por la primera, dos por la segunda, cuatro por la tercera, duplicando así por las demás hasta la 64. Admirado el rey de la cortedad aparente de la petición se la concedió al instante y sin examen; pero habiéndola calculado sus tesoreros, hallaron que se había obligado a una cosa, para cuya satisfacción no bastarían todos sus tesoros ni sus vastos estados. En efecto vieron que la suma de los granos de trigo debía avaluarse en 16,284 ciudades, de las cuales cada una tuviese 1024 graneros, que en cada uno de ellos hubiese 174,762 medidas, y en cada una de estas 52,768 granos. El filósofo se valió entonces de la ocasión para dar a entender al príncipe cuanto importa a los reyes estar con cuidado contra los que les rodean, y cuanto deben temer que se abuse de sus mejores intenciones.» 

Suplemento al Diccionario Histórico Enciclopédico Escrito por Vicente Joaquín Bastús y Carrera (Tremp, 1799 - Barcelona, 1873), escritor, cervantista, folclorista, paremiólogo y pedagogo español.



Leyenda de Sisa

En un reino de la antigua India, situado al noroeste de la India (seguramente en el actual Paquistán o Afganistán), había un poderoso brahmán, llamado Rai Bhalit, tan rico y rodeado de todos los placeres que de ninguno de ellos gozaba, ordenó a uno de sus sirvientes, llamado Sisa, que creara un juego capaz de entretenerle. Pasado algún tiempo Sisa presentó a su señor un juego que emulaba la guerra y que se jugaba en un tablero con sesenta y cuatro casillas, alternativamente blancas y negras dispuestas en ocho filas y ocho columnas, el ajedrez. El brahmán quedó tan encantado que le permitió escoger su recompensa. Sisa le dijo: —«Señor, soy hombre modesto, y me conformaría con que me paguéis un grano por el primer cuadrado, dos por el segundo, cuatro en el tercero, ocho en el cuarto, etc.». El brahmán, encantado por la modesta petición de Sisa accedió en seguida, pero su alegría pronto se trocaría en ira cuando se dio cuenta de que ni con todo el trigo de su país alcanzaría a pagar semejante suma. La cifra es:


Es decir, 18.446.744.073.709.551.615. Ante la imposibilidad de pagar tal suma el brahmán mandó matarle. 

Esta es una de las leyendas más conocidas del ajedrez. Sisa tenía un hijo llamado Shah, y de ahí derivó el nombre de su juego «shak» o axedrez, ajedrez.

Fuente:





viernes, 23 de septiembre de 2011

Cómo es Margot y El cuento de Margot

En el primer blog de Letransfusión que sigue en línea (pero que pronto será importado a este) en la entrada dedicada a "Reír llorando" (http://letransfusion.wordpress.com/2008/02/25/reir-llorando-garrick-juan-de-dios-peza/) de Juan De Dios Peza han hecho la siguiente consulta:

Raquel Gomez Torcida
hermoso poema, quisiera leer uno que trata sobre el y sus hijos en una jugueteria y su hija Margarita bondadosa resignada ninguna ambicion concibe si algo le dan lo recibe y si no no pide nada,asi termina el poema,mi difunto padre lo recitaba mucho en mi infancia,deseo si alguien lo tiene recibirlo,con mil amores y estare muy agradecida,espero por alguien que aprecie los valores de la formacion de la familia y como influyen los padres en ella.
Así que desde este ya no tan nuevo blog le mandamos la respuesta. Además gracias a esta búsqueda me encontré con otro poema que me ha encantado y seguramente lo estaré compartiendo en el vagón. No se diga más y disfrutemos de estas dos joyas de Juan De Dios Peza.

Cómo es Margot
Una comedia del día,
Sin llanto y con regocijos;
Personajes: yo y mis hijos...
Teatro: la juguetería.
Tengo, cual es de rigor,
Una niña a cada lado,
Y el varón está sentado
Encima del mostrador.
Hay enfrente dos hileras
De bebés con labios rojos,
Blancas frentes, negros ojos
Y doradas cabelleras. 
Rifles, tambores, cornetas.
Vajillas de lujo y gala,
Muebles, espejos de sala,
Armarios de dos pesetas. 
Locomotoras sin par,
Coches de cuerda andadores,
Barcos, peces de colores,
Ballenas, en fin, ¡la mar! 
-Quiero -la mayor me grita-
Aquel niño en esa cuna...
Aquel armario de luna,
Esa alfombra y la casita. 
-Y yo -agrega Juan- no quiero
Más que un fusil, un cañón,
Una pistola, un bastón,
Un sable, un cinto de cuero, 
Una lanza, una bandera,
Una coraza, una gola.
Aquella caramañola,
Mi kepi y mi cartuchera. 
Y prosigue la mayor:
-Pues yo quiero solamente
Esa lámpara, esa fuente,
Muebles para el comedor. 
Dos cuadros, cuatro cortinas.
Tres sartenes, un brasero,
Dos candiles, un plumero,
Un gallo con sus gallinas. 
Un ratón de cuerda, un gato,
Un... -¡Basta! ¿y tú, Margarita?
Callóse la pobrecita,
Miró todo largo rato; 
Y con palabras sinceras
Y natural regocijo,
Alzó su rostro y me dijo:
-¡Yo papá, lo que tú quieras! 
-No; di tu antojo, alma mía.
Y agregó, alzando las manos:
¡Ya pidieron mis hermanos
Toda la juguetería!... 
-¿Y no quieres nada? -No!
-Algo pide. -¿Y si estás pobre?
Lo que dejen, lo que sobre
Eso me lo llevo yo... 
-¡Pobrecita! ¡Pobrecita!
Dije, y la besé en la frente. ..
Y no exagero: realmente
Es asi mi Margarita. 
Bondadosa y resignada,
Ninguna ambición concibe:
Si algo le doy, lo recibe.
Y si no, no pide nada.
El Cuento De Margot 
Vamos, Margot, repíteme esa historia
que estabas refiriéndole a María,
ya vi que te la sabes de memoria
y debes enseñármela, hija mía.  
-La sé porque yo misma la compuse.
-¿Y así no me la dices? Anda, ingrata.
-¡Tengo compuestas diez! -¡Cómo! repuse,
¿Te has vuelto a los seis años literata?  
-¡No, literata no! pero hago cuentos...
-No temas que tal gusto te reproche.
-Al ver a mis hermanos tan contentos
yo les compongo un cuento en cada noche.  
-¿Y cómo dice el que contando estabas?
-Es muy triste, papá, ¿qué no lo oíste?
-Sólo oí que lloraban y llorabas.
-¡Ah! sí, todos lloramos; ¡es muy triste!  
Imagínate un niño abandonado
de grandes ojos de viveza llenos,
rubio, risueño, gordo y colorado
-Como mi hermano Juan, ni más ni menos.  
Figúrate una noche larga y fría,
de muda soledad, sin luz alguna,
y ese niño muriendo, en agonía,
encima de la acera, no en la cuna.  
-¿En las heladas lozas? -Sí, en la acera.
Es decir, en la calle... ¡Qué amargura!
-Hubo alguien que pasando lo creyera
un olvidado cesto de basura.  
Yo pasaba, lo vi, bajé mis brazos
queriendo darle maternal abrigo
y envuelto en un pañal hecho pedazos
lo alcé a mi pecho y lo llevé conmigo.  
Lloraba tanto y tanto el angelito
que ya estaban sus párpados muy rojos...
y a cada nueva queja, a cada grito
el alma me sacaba por los ojos.  
Me lo llevé a mi cama: entre plumones
lo hice dormir caliente y sosegado...
¡Cómo hubo en este mundo corazones
capaces de dejarlo abandonado!  
¡Ay! yo sé por mi libro de lectura
que estudio en mis mayores regocijos,
que ni los tigres en la selva oscura
dejan abandonados a sus hijos.  
¡Pobrecito! yo sé su mal profundo,
le curo como madre toda pena;
parece que este niño en este mundo
no es hijo de mujer sino de hiena.  
De mi colchón en el caliente hueco
duerme para que en lágrimas no estalle;
y llorando Margot, mostró el muñeco
que en cierta noche se encontró en la calle. 
Les dejo los enlaces donde encontré estos poemas:

http://www.los-poetas.com/l/peza1.htm

http://www.escolar.com/lecturas/poesia/poemas-10/como-es-margot.html

Saludos y espero pronto seguir con más actualizaciones.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Cernuda, León Felipe, Fitzgerald y Faulkner



Luis Cernuda, pertenece a la Generación del 27 en la que también se encuentran personajes importantes como: León Felipe, Federico García Lorca y Luis Buñuel. Fue poeta, crítico y ensayista de los más destacados en la literatura hispanoamericana del siglo XX. Su poesía se caracteriza por ser indefinible o estar en busca de ello, hasta llegar a lo aéreo. Prefiere la rima asonante que es la que da mayor libertad y se centra en la experiencia humana.

A un poeta futuro

No conozco a los hombres. Años llevo
De buscarles y huirles sin remedio.
¿No les comprendo? ¿O acaso les comprendo
Demasiado? Antes que en estas formas
Evidentes, de brusca carne y hueso,
Súbitamente rotas por un resorte débil
Si alguien apasionado les allega,
Muertos en la leyenda les comprendo
Mejor. Y regreso de ellos a los vivos,
Fortalecido amigo solitario,
Como quien va del manantial latente
Al río que sin pulso desemboca.

No comprendo a los ríos. Con prisa errante pasan
Desde la fuente al mar, en ocio atareado,
Llenos de su importancia, bien fabril o agrícola;
La fuente, que es promesa, el mar sólo la cumple,
El multiforme mar, incierto y sempiterno.
Como en fuente lejana, en el futuro
Duermen las formas posibles de la vida
En un sueño sin sueños, nulas e inconscientes,
Prontas a reflejar la idea de los dioses.
Y entre los seres que serán un día
Sueñas tu sueño, mi imposible amigo.

No comprendo a los hombres. Mas algo en mí responde
Que te comprendería, lo mismo que comprendo
Los animales, las hojas y las piedras,
Compañeros de siempre silenciosos y fieles.
Todo es cuestión de tiempo en esta vida,
Un tiempo cuyo ritmo no se acuerda,
Por largo y vasto, al otro pobre ritmo
De nuestro tiempo humano corto y débil.
Si el tiempo de los hombres y el tiempo de los dioses
Fuera uno, esta nota que en mí inaugura el ritmo,
Unida con la tuya se acordaría en cadencia,
No callando sin eco entre el mudo auditorio.

Mas no me cuido de ser desconocido
En medio de estos cuerpos casi contemporáneos,
Vivos de modo diferente al de mi cuerpo
De tierra loca que pugna por ser ala
Y alcanzar aquel muro del espacio
Separando mis años de los tuyos futuros.
Sólo quiero mi brazo sobre otro brazo amigo,
Que otros ojos compartan lo que miran los míos.
Aunque tú no sabrás con cuánto amor hoy busco
Por ese abismo blanco del tiempo venidero
La sombra de tu alma, para aprender de ella
A ordenar mi pasión según nueva medida.

Ahora, cuando me catalogan ya los hombres
Bajo sus clasificaciones y sus fechas,
Disgusto a uno por frío y a los otros por raro,
Y en mi temblor humano hallan reminiscencias
Muertas. Nunca han de comprender que si mi lengua
El mundo cantó un día, fue amor quien la inspiraba.
Yo no podré decirte cuánto llevo luchando
Para que mi palabra no se muera
Silenciosa conmigo, y vaya como un eco
A ti, como tormenta que ha pasado
Y un son vago recuerda por el aire tranquilo.

Tú no conocerás cómo domo mi miedo
Para hacer de mi voz, mi valentía,
Dando al olvido inútiles desastres
Que pululan en torno y pisotean
Nuestra vida con estúpido gozo,
La vida que serás y que yo casi he sido.
Porque presiento en este alejamiento humano
Cuán míos habrán de ser los hombres venideros,
Cómo esta soledad será poblada un día,
Aunque sin mí, de camaradas puros a tu imagen.
Si renuncio a la vida es para hallarla luego
Conforme a mi deseo, en tu memoria.

Cuando en hora tardía, aún leyendo
Bajo la lámpara luego me interrumpo
Para escuchar la lluvia, pesada tal borracho
Que orina en la tiniebla helada de la calle,
Algo débil en mí susurra entonces:
Los elementos libres que aprisiona mi cuerpo
¿Fueron sobre la tierra convocados
Por esto sólo? ¿Hay más? Y si lo hay ¿adónde
Hallarlo? No conozco otro mundo si no es este,
Y sin ti es triste a veces. Ámame con nostalgia,
Como a una sombra, como yo he amado
La verdad del poeta bajo nombres ya idos.

Cuando en días venideros, libre el hombre
Del mundo primitivo a que hemos vuelto
De tiniebla y de horror, lleve el destino
Tu mano hacia el volumen donde yazcan
Olvidados mis versos, y lo abras,
Yo sé que sentirás mi voz llegarte,
No de la letra vieja, mas del fondo
Vivo en tu entraña, con un afán sin nombre
Que tú dominarás. Escúchame y comprende.
En sus limbos mi alma quizá recuerde algo,
Y entonces en ti mismo mis sueños y deseos
Tendrán razón al fin, y habré vivido.


León Felipe, también perteneciente a la Generación del 27 es un poeta separado de las tendencias literarias de su época, quizá esto se debe a la vida llena de experiencias que desde joven tuvo, como el hecho de ser actor de una compañía que viajaba por España. Estuvo preso por desfalco. Vivió en el exilio. Fue traductor de Walt Whitman y también de varias obras de teatro, sobre todo de Shakespeare a las cuales hizo adaptaciones.

¡Qué lástima!

¡Qué lástima!
Que yo no pueda cantar a la usanza de este tiempo
lo mismo que los poetas que hoy cantan!

¡Qué lástima que yo no pueda entonar
con una voz engolada esas brillantes romanzas
a las glorias de la patria!
¡Qué lástima que yo no tenga una patria!

Sé que la historia es la misma,
la misma siempre, que pasa
desde una tierra a otra tierra,
desde una raza a otra raza,
como pasan esas tormentas de estío
desde ésta a aquella comarca.

¡Qué lástima que yo no tenga comarca,
patria chica, tierra provinciana!
Debí nacer en la entraña en la estepa castellana

Y fui a nacer en un pueblo del que no recuerdo nada:
Pasé los días azules de mi infancia en Salamanca,
Y mi juventud, una juventud sombría, en la montaña.

Después... ya no he vuelto a echar el ancla
y ninguna de estas tierras me levanta ni me exalta
para poder cantar siempre en la misma tonada
al mismo río que pasa rodando las mismas aguas,
al mismo cielo, al mismo campo y en la misma casa.

¡Qué lástima que yo no tenga una casa!
Una casa solariega y blasonada,
una casa en que guardara,
a más de otras cosas raras,
un sillón viejo de cuero, una mesa apolillada
y el retrato de un mi abuelo
que ganara una batalla.
¡Qué lástima que yo no tenga un abuelo
que ganara una batalla, retratado
con una mano cruzada en el pecho,
y la otra mano en el puño de la espada!

¡Qué lástima que yo no tenga siquiera una espada!
Porque... ¿qué voy a cantar
si no tengo ni una patria,
ni una tierra provinciana,
ni una casa solariega y blasonada,
ni el retrato de un mi abuelo
que ganara una batalla,
ni un sillón viejo de cuero,
ni una mesa, ni una espada?

¡Qué voy a cantar si soy
un paria que apenas tiene una capa!
Sin embargo... en esta tierra de España
y en un pueblo de la Alcarria
hay una casa en la que estoy de posada
y donde tengo, prestadas,
una mesa de pino y una silla de paja.
Un libro tengo también.
Y todo mi ajuar se halla en una sala muy amplia
y muy blanca que está en la parte más baja
y más fresca de la casa. Tiene una luz muy clara
esta sala tan amplia y tan blanca...

Una luz muy clara que entra por una ventana
que da a una calle muy ancha.
Y a la luz de esta ventana vengo todas las mañanas.
Aquí me siento sobre mi silla de paja
y venzo las horas largas leyendo en mi libro y viendo
cómo pasa la gente al través de la ventana.

Cosas de poca importancia
parecen un libro y el cristal de una ventana
en un pueblo de la Alcarria,
y, sin embargo, le basta
para sentir todo el ritmo de la vida a mi alma.
Que todo el ritmo del mundo por estos cristales pasa
ese pastor que va detrás de las cabras
con una enorme cayada,
esa mujer agobiada
con una carga de leña en la espalda,
esos mendigos que vienen
arrastrando sus miserias de Pastrana,
y esa niña que va a la escuela de tan mala gana.

¡Oh, esa niña! Hace un alto en mi ventana siempre,
y se queda a los cristales pegada
como si fuera una estampa.
¡Qué gracia tiene su cara en el cristal aplastada
con la barbilla sumida y la naricilla chata!
Yo me río mucho mirándola
y la digo que es una niña muy guapa...
Ella entonces me llama ¡tonto!, y se marcha.
¡Pobre niña! Ya no pasa por esta calle tan ancha
caminando hacia la escuela de mala gana,
ni se para en mi ventana,
ni se queda a los cristales pegada
como si fuera una estampa.
Que un día se puso mala, muy mala,
y otro día doblaron por ella a muerto las campanas.

Y en una tarde muy clara, por esta calle tan ancha,
al través de la ventana, vi cómo se la llevaban
en una caja muy blanca... En una caja muy blanca
que tenía un cristalito en la tapa.
Por aquel cristal se la veía la cara
lo mismo que cuando estaba
pegadita al cristal de mi ventana...
Al cristal de esta ventana
que ahora me recuerda siempre
el cristalito de aquella caja tan blanca.
Todo el ritmo de la vida pasa
por este cristal de mi ventana...
Y la muerte también pasa...

¡Qué lástima!
Que no pudiendo cantar otras hazañas,
porque no tengo una patria,
ni una tierra provinciana,
ni una casa solariega y blasonada,
ni el retrato de un mi abuelo
que ganara una batalla,
ni un sillón viejo de cuero,
ni una mesa, ni una espada,
y soy un paria que apenas tiene una capa...
venga forzado a cantar, cosas de poca importancia!


F. Scott Fitzgerald, uno de los más importantes escritores estadounidenses durante el siglo XX. Perteneciente a la Generación Perdida entre cuyos miembros están John Dos Passos, Ezra Pound, Erskine Caldwell, William Faulkner, Ernest Hemingway.

A Fitzgerald le gustaba escribir novelas, pero estas no le generaban suficientes ingresos para el ritmo de vida que llevaba con su esposa Zelda Fitzgerald. Entonces tuvo que escribir historias cortas y guiones de cine. También vendió los derechos de varias de sus novelas para ser llevadas al celuloide. Un buen ejemplo de ello es The Curious Case of Benjamin Button (titulada El curioso caso de Benjamin Button en español) que fue nominada a varios Oscares y Globos de Oro (http://www.youtube.com/watch?v=kpTGD4uJi8Y).



William Faulkner, escritor bastante prolífico y destacado por ser innovador y de vanguardia en su época. Fue también parte de la Generación Perdida. Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa fueron influenciados por este autor en su narrativa. En 1949 gana el Premio Nobel de Literatura y en 1955 el Premio Pulitzer por su novela: Una fábula.

Descarga algunos de sus libros:


Cortesía de Genio Maligno: http://geniomaligno.com.ar

Efemérides literarias entre el 20 y 26 de septiembre

Nacimientos

1550: Tang Xianzu, escritor chino.
1722: John Home, escritor escocés (m. 1808).
1817: Ramón de Campoamor, poeta español.
1821: Cyprian Kamil Norwid, poeta, dramaturgo, pintor y escultor polaco,
1826: Aleksandr Afanásiev, escritor y folclorista ruso.
1852: Mercedes de Velilla, poeta española.
1864: Elena Văcărescu, escritora rumano-francesa.
1865: Baronesa Orczy, escritora británica de origen húngaro.
1866: H. G. Wells, escritor británico.
1876: Edith Abbott, trabajadora social, educadora y escritora estadounidense (f. 1957).
1878: Upton Sinclair, escritor estadounidense.
1878: Charles Ferdinand Ramuz, escritor suizo.
1881: Lu Xun, escritor chino (m. 1936).
1888: T. S. Eliot, escritor y editor británico-estadounidense, Premio Nobel de Literatura en 1948 (f. 1965).
1895: Sergéi Yesenin, poeta ruso.
1896: F. Scott Fitzgerald, escritor estadounidense.
1897: William Faulkner, escritor estadounidense, Premio Nobel de Literatura en 1949 (m. 1962).
1899: José Pedroni, poeta argentino.
1901: Jaroslav Seifert, escritor checoslovaco y Premio Nobel de Literatura en 1984.
1902: Luis Cernuda, poeta español.
1907: Juan Alcaide, poeta español.
1907: Dominique Aury, escritora francesa.
1919: Matilde Camus, poeta española.
1923: Dannie Abse, poeta y cantante galés.
1930: Shel Silverstein, poeta estadounidense.
1932: Vladímir Voinóvich, escritor y disidente ruso.
1934: Leonard Cohen, poeta, novelista y cantante canadiense.
1934: John Brunner, escritor británico de ciencia ficción.
1936: Luis Fernando Veríssimo, escritor brasileño.
1936: Pedro Antonio Urbina, poeta, escritor, crítico de cine y traductor español.
1938: Santiago Chalar, traumatólogo, poeta, compositor, músico y cantante uruguayo.
1942: Luis Mateo Díez, escritor español.
1942: Marina Mayoral, escritora y profesora española.
1943: Antonio Tabucchi, escritor italiano.
1947: Stephen King, escritor estadounidense.
1948: George R. R. Martin, escritor estadounidense.
1951: Javier Marías, escritor, articulista, traductor y editor español.
1953: Lars Saabye Christensen, escritor noruego.
1956: Juan Villoro, escritor, traductor, cronista y periodista mexicano.
1957: Nick Cave, músico, escritor y actor australiano.
1961: Will Self, escritor británico.
1964: Carlos Ruiz Zafón, escritor español.
1968: Eve Gil, escritora mexicana.
1970: Vicente Luis Mora, escritor español.

Fallecimientos

1241: Snorri Sturluson, lagman, escritor, poeta e historiador islandés.
1494: Angelo Poliziano, poeta y humanista italiano.
1536: Johannes Secundus, poeta holandés.
1591: Ambrosio de Morales, escritor español.
1626: Théophile de Viau, escritor francés.
1707: Vincenzo da Filicaja, poeta italiano.
1728: Christian Thomasius, filósofo y escritor alemán.
1832: Walter Scott, escritor escocés.
1863: Frederick Faber, predicador y escritor inglés.
1870: Prosper Mérimée, escritor e historiador francés.
1896: Ricardo Gutiérrez, cirujano y poeta argentino.
1898: Theodor Fontane, escritor alemán.
1904: Lafcadio Hearn, escritor japonés de origen grecoirlandés (n. 1850).
1914: Alain-Fournier, escritor francés.
1933: Ring Lardner, periodista y escritor estadounidense.
1947: Hugh Lofting, escritor británico (n. 1886).
1954: Constancio Vigil, escritor uruguayo.
1954: Vitaliano Brancati, escritor italiano.
1954: Eugenio d’Ors, escritor, periodista y crítico español.
1959: Carlos Noriega Carreras, periodista y escritor puertorriqueño.
1963: Paulino Masip, escritor y guionista cinematográfico español.
1968: Cornell Woolrich, escritor estadounidense.
1971: Giorgos Seferis, poeta y diplomático griego.
1973: Pablo Neruda, escritor chileno.
1973: Josué de Castro, geógrafo, médico, escritor y activista brasileño (n. 1908).
1975: Saint-John Perse, poeta y diplomático francés, Premio Nobel de literatura en 1960.
1976: Gonzalo Arango, escritor y poeta colombiano.
1988: Doris Wells, actriz, escritora y directora de cine venezolana.
1990: Alberto Moravia, escritor italiano.
1991: Dr. Seuss, escritor inglés de cuentos infantiles.
1993: Nina Berbérova, escritora rusa.
1994: Robert Bloch, escritor estadounidense.
1999: Marion Zimmer Bradley, escritora estadounidense.
2000: Yehuda Amijai, poeta israelí.
2004: Françoise Sagan, escritora francesa.
2007: Odón Betanzos, periodista, poeta, novelista y crítico español.

Mención especial

Upton Sinclair (20 de septiembre de 1878 – 25 de noviembre de 1968) fue un escritor estadounidense ganador del Premio Pulitzer.


Yehuda Amijai (יהודה עמיחי) nacido Ludwig Pfeuffer (Würzburg, 3 de mayo de 1924 – Jerusalén 22 de septiembre de 2000) escritor israelí considerado uno de los mejores poetas contemporáneos en hebreo. Su obra trata temas cotidianos, ironías y amores dolorosos, a veces por la religión, la tierra o la ciudad de Jerusalén. Su contribución se extiende más allá de sus propios logros literarios a una influencia que ayudó a crear una poesía israelí moderna.

Nicholas Edward (n. 22 de septiembre, 1957, Warracknabeal, Australia) o más conocido como Nick Cave, es un músico, escritor, y actor. Su fama se debe, especialmente, a su banda Nick Cave & The Bad Seeds. Con una larga trayectoria que comenzó a principios de los años setenta, su música se caracteriza por un tono oscuro y siniestro, pero también por un interés hacia lo violento y lo erótico. Nick Cave puede asociarse a grupos y cantautores como Tom Waits, PJ Harvey, Leonard Cohen, Shane MacGowan, entre otros, todos ellos seguidores de una estética bohemia y urbana.

Lu Xun, conocido como pitu genolla (chino tradicional: 魯迅, chino simplificado: 鲁迅, pinyin: Lǔ Xùn, Wade-Giles: Lu Hsün) (Shaoxing, China; 25 de septiembre de 1881 - Shanghái, China; 19 de octubre de 1936), escritor chino.

Representante máximo del Movimiento del Cuatro de Mayo, está considerado el padre de la literatura moderna en China. Formó parte de la Liga de Escritores de Izquierdas, grupo de intelectuales afines al Partido Comunista Chino, y se destacó por sus ataques a la cultura china tradicional y su defensa de la necesidad de acometer reformas profundas en la cultura y la sociedad chinas. En este sentido, abogó por la reforma lingüística, siendo uno de los primeros escritores que, siguiendo las ideas de intelectuales como Hu Shih, utilizó la lengua vernácula (白話 / 白话 báihuà) en lugar del chino clásico (文言 wényán) como medio de expresión literaria.


Patricio Lafcadio Tessima Carlos Hearn (Santa Maura, isla de Leucada, mar Jónico, Grecia, 27 de junio de 1850 - Tokio, 26 de septiembre de 1904) fue un periodista, traductor, orientalista y escritor grecoirlandés que dio a conocer la cultura japonesa en Occidente. Se nacionalizó japonés y adoptó el nombre de Yakumo Koizumi (小泉八雲, Koizumi Yakumo?).

Sir Walter Scott, primer Baronet (Edimburgo 15 de agosto de 1771 - Abbotsford, 21 de septiembre de 1832). Fue un prolífico escritor del Romanticismo inglés, especializado en novelas históricas, género que creó él tal y como lo conocemos hoy, además de poeta y editor escocés; conocido en toda Europa en su época. En cierto sentido, Scott fue el primer autor que tuvo una verdadera carrera internacional en su tiempo, con muchos lectores contemporáneos en Europa, Australia, y Norteamérica.

Stephen Edwin King (Portland, Maine, 21 de septiembre de 1947) es un escritor estadounidense conocido por sus novelas de terror. Los libros de King han estado muy a menudo en las listas de superventas. En 2003 recibió el National Book Award por su trayectoria y contribución a las letras americanas, el cual fue otorgado por la National Book Foundation.

Cyprian Kamil Norwid, (24 de septiembre de 1821, Laskowo-Głuchy, Polonia - 23 de mayo de 1883, París, Francia) fue un poeta, dramaturgo, pintor y escultor de la segunda generación del romanticismo polaco. Escribió muchos poemas célebres en su país como Fortepian Szopena (El Piano de Chopin) o Bema pamięci żałobny-rapsod (La Rapsodia de Bem). Tuvo una vida trágica con frecuentes problemas de pobreza, fracaso profesional, amor no correspondido, mala salud y aislamiento social. Vivió casi toda su vida fuera de Polonia.

Juan Villoro (Ciudad de México, 24 de septiembre de 1956) es un escritor y periodista mexicano. Si bien es muy reconocido desde hace años entre la intelectualidad mexicana, española y latinoamericana, su presencia pública en México ha crecido tras haber obtenido el Premio Herralde, en 2004, con su novela El testigo.

Carlos Alfredo Paravís Salaverry mas conocido como Santiago Chalar (25 de septiembre de 1938, Montevideo - 21 de noviembre de 1994) fue un médico traumatólogo, poeta, compositor, músico, y cantante uruguayo. Alternó los estudios de medicina con la guitarra. El seudónimo Santiago lo elige en homenaje a un amigo fallecido en un accidente de aviación y Chalar por el apellido de sus antepasados. En su carrera artística logra obtener numerosos premios, discos de platino y discos de oro.

Thomas Stearns Eliot, conocido como T. S. Eliot (St. Louis, Missouri, 26 de septiembre de 1888 - Londres, 4 de enero de 1965) fue un poeta, dramaturgo y crítico anglo-estadounidense. Representó una de las cumbres de la poesía en lengua inglesa del siglo XX. En 1948 le fue concedido el Premio Nobel de Literatura.

Eliot nació en los Estados Unidos y se trasladó al Reino Unido en 1914, con 25 años. Se hizo ciudadano británico en 1927, con 39. Acerca de su nacionalidad y del papel de ésta en su trabajo, afirmó: «[Mi poesía] no hubiese sido la misma si hubiese nacido en Inglaterra, y tampoco si hubiese permanecido en Estados Unidos. Es una combinación de cosas. Pero en sus fuentes, en sus corrientes emocionales, viene de Estados Unidos.»

Laureados con el Premio Nobel de Literatura

Giorgos Seferis (en griego: Γιώργος Σεφέρης; en transcripción española fonética, Yorgos Seferis) (1900 - 1971), era el nombre por el que era conocido Giorgios Stylianou Seferiadis, poeta, ensayista y diplomático griego que consiguió el Premio Nobel de Literarura en 1963, el primero de su nacionalidad en lograrlo.

Alexis Léger, conocido por los pseudónimos Alexis Saint-Léger Léger y sobre todo Saint-John Perse, poeta y diplomático francés nació el 31 de mayo de 1887 en la isla caribeña francesa de Guadalupe, y murió en Giens el 20 de septiembre de 1975.

Alexis Léger fue diplomático en Pekín de 1916 à 1921, y se le nombró en 1924 director del gabinete diplomático de Aristide Briand hasta 1932. Fue nombrado embajador en 1933, y secretario general del ministerio de asuntos exteriores hasta 1940, en que se exilia a Estados Unidos. El régimen colaboracionista de Vichy le priva de la nacionalidad francesa, que recuperará tras la Liberación.

Saint-John Perse publica su primer libro de poesía Elogios en 1911, Anábasis en 1924, y Exilio en 1942. Obtuvo el Premio Nobel de literatura en 1960. Su discurso en la cena de los premios el 10 de diciembre de 1960 ha quedado como un modelo de elocuencia.

Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto (Parral, 12 de julio de 1904 – Santiago de Chile, 23 de septiembre de 1973) conocido por el seudónimo y, más tarde (1946), el nombre legal de Pablo Neruda, fue un poeta y militante comunista chileno, considerado entre los mejores y más influyentes de su siglo, siendo llamado por el novelista Gabriel García Márquez "el más grande poeta del siglo XX en cualquier idioma". También fue un destacado activista político, siendo senador de la República, integrante del Comité Central del Partido Comunista y precandidato a la presidencia de su país. Entre sus múltiples reconocimientos destacan el Premio Nobel de Literatura en 1971 y un Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Oxford. En palabras del crítico Harold Bloom, "ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él".


***
¡Saludos!

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Christie, Bioy, Benedetti y Calvino

Esta semana tenemos a:



Agatha Mary Clarissa Liller Christie Mallowan, mejor conocida como Agatha Christie y también bajo el seudónimo Mary Westmacott, fue una escritora británica de novela policiaca cuyo genero cultivó de manera prolífica más que el romántico del que también se le conocen algunas novelas, además de que escribiera teatro y poesía. Varias de sus novelas han sido llevadas al cine.

Algunas de sus frases:

Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia adelante. La vida, en realidad, es una calle de sentido único.

Lo más razonable que se ha dicho sobre el matrimonio y sobre el celibato es esto: hagas lo que hagas te arrepentirás.

La mejor receta para la novela policiaca: el detective no debe saber nunca más que el lector.






Adolfo Bioy Casares, escritor argentino gran amigo de Jorge Luis Borges con quien colaboró literariamente, no obstante la obra de Casares es una de las más notables dentro de la literatura hispanoamericana, tanto que en 1990 se le otorgó el Premio Miguel de Cervantes. De un estilo depurado y clásico, la obra de Casares explora la fantasía, la ficción y el género policiaco pero desde una perspectiva humorística.

La salvación

Ésta es una historia de tiempos y de reinos pretéritos. El escultor paseaba con el tirano por los jardines del palacio. Más allá del laberinto para los extranjeros ilustres, en el extremo de la alameda de los filósofos decapitados, el escultor presentó su última obra: una náyade que era una fuente. Mientras abundaba en explicaciones técnicas y disfrutaba de la embriaguez del triunfo, el artista advirtió en el hermoso rostro de su protector una sombra amenazadora. Comprendió la causa. "¿Cómo un ser tan ínfimo" -sin duda estaba pensando el tirano- "es capaz de lo que yo, pastor de pueblos, soy incapaz?" Entonces un pájaro, que bebía en la fuente, huyó alborozado por el aire y el escultor discurrió la idea que lo salvaría. "Por humildes que sean" -dijo indicando al pájaro- "hay que reconocer que vuelan mejor que nosotros".

FIN

El siguiente video es el primero de los que conforman una entrevista a Adolfo Bioy Casares:






Mario Orlando Hardi Hamlet Breno Benedetti Farrugia, mejor conocido como Mario Benedetti, fue un escritor y poeta uruguayo de los más prolíficos con mas de 80 libros. A Benedetti se le considera uno de los poetas más leídos (y querido por supuesto) en los últimos tiempos. A poco más de un año de su muerte se le sigue recordando y seguramente así será durante mucho, mucho tiempo. ¿Quién no ha leído o escuchado “Táctica y estrategia”? Pero en esta ocasión les quiero dejar un cuento encantador que hace poco encontré y me ha fascinado:

Beatriz, la polución

Dijo el tío Rolando que esta ciudad se está poniendo imbancable de tanta polución que tiene. Yo no dije nada para no quedar como burra pero de toda la frase sólo entendí la palabra ciudad. Después fui al diccionario y busqué la palabra imbancable y no está. El domingo, cuando fui a visitar al abuelo le pregunté qué quería decir imbancable y él se ríó y me explicó con buenos modos que quería decir insoportable. Ahí sí comprendí el significado porque Graciela, o sea mi mami, me dice algunas veces, o más bien casi todos los días, por favor Beatriz por favor a veces te pones verdaderamente insoportable. Precisamente ese mismo domingo a la tarde me lo dijo, aunque esta vez repitió tres veces por favor por favor por favor Beatriz a veces te pones verdaderamente insoportable, y yo muy serena, habrás querido decir que estoy imbancable, y a ella le hizo gracia, aunque no demasiada pero me quitó la penitencia y eso fue muy importante. La otra palabra, polución, es bastante más difícil. Esa sí está en el diccionario. Dice, polución: efusión de semen. Qué será efusión y qué será semen. Busqué efusión y dice: derramamiento de un líquido. También me fijé en semen y dice: semilla, simiente, líquido que sirve para la reproducción. O sea que lo que dijo el tío Rolando quiere decir esto: esta ciudad se está poniendo insoportable de tanto derramamiento de semen. Tampoco entendí, así que la primera vez que me encontré con Rosita mi amiga, le dije mi grave problema y todo lo que decía el diccionario. Y ella: tengo la impresión de que semen es una palabra sensual, pero no sé qué quiere decir. Entonces me prometió que lo consultaría con su prima Sandra, porque es mayor y en su escuela dan clase de educación sensual. El jueves vino a verme muy misteriosa, yo la conozco bien cuando tiene un misterio se le arruga la nariz, y como en la casa estaba Graciela, esperó con muchísima paciencia que se fuera a la cocina a preparar las milanesas, para decirme, ya averigüé, semen es una cosa que tienen los hombres grandes, no los niños, y yo, entonces nosotras todavía no tenemos semen, y ella, no seas bruta, ni ahora ni nunca, semen sólo tienen los hombres cuando son viejos como mi padre o tu papi el que está preso, las niñas no tenemos semen ni siquiera cuando seamos abuelas, y yo, qué raro eh, y ella, Sandra dice que todos los niños y las niñas venimos del semen porque este liquido tiene bichitos que se llaman espermatozoides y Sandra estaba contenta porque en la clase había aprendido que espermatozoide se escribe con zeta. Cuando se fue Rosita yo me quedé pensando y me pareció que el tío Rolando quizá había querido decir que la ciudad estaba insoportable de tantos espermatozoides (con zeta) que tenía. Así que fui otra vez a lo del abuelo, porque él siempre me entiende y me ayuda aunque no exageradamente, y cuando le conté lo que había dicho tío Rolando y le pregunté si era cierto que la ciudad estaba poniéndose imbancable porque tenía muchos espermatozoides, al abuelo le vino una risa tan grande que casi se ahoga y tuve que traerle un vaso de agua y se puso bien colorado y a mí me dio miedo de que le diera un patatús y conmigo solita en una situación tan espantosa. Por suerte de a poco se fue calmando y cuando pudo hablar me dijo, entre tos y tos, que lo que tío Rolando había dicho se refería a la contaminación atmosférica. Yo me sentí más bruta todavía, pero enseguida él me explicó que la atmósfera era el aire, y como en esta ciudad hay muchas fábricas y automóviles todo ese humo ensucia el aire o sea la atmósfera y eso es la maldita polución y no el semen que dice el diccionario, y no tendríamos que respirarla pero como si no respiramos igualito nos morimos, no tenemos más remedio que respirar toda esa porquería. Yo le dije al abuelo que ahora sacaba la cuenta que mi papá tenía entonces una ventajita allá donde está preso porque en ese lugar no hay muchas fábricas y tampoco hay muchos automóviles porque los familiares de los presos políticos son pobres y no tienen automóviles. Y el abuelo dijo que sí, que yo tenía mucha razón, y que siempre había que encontrarle el lado bueno a las cosas. Entonces yo le di un beso muy grande y la barba me pinchó más que otras veces y me fui corriendo a buscar a Rosita y como en su casa estaba la mami de ella que se llama Asunción, igualito que la capital de Paraguay, esperamos las dos con mucha paciencia hasta que por fin se fue a regar las plantas y entonces yo muy misteriosa, vas a decirle de mi parte a tu prima Sandra que ella es mucho más burra que vos y que yo, porque ahora sí lo averigüé todo y nosotras no venimos del semen sino de la atmósfera.

FIN

Aquí una grabación que hicimos del poema “Si Dios fuera una mujer” junto a nuestros amigos de FLORES EN TODOS SUS CENTROS A.C. ( http://www.floreslibres.org ):




Italo Calvino, es uno de los escritores italianos de mayor renombre durante el siglo XX. Le tocó vivir la Segunda Guerra Mundial desertando de ingresar al servicio militar de la República Social Italiana para unirse a las Brigadas Partisanas Garibaldi.

Experimento con el neorrealismo que era una manera de los jóvenes para expresar su sentir en el contexto inmediato al término de la Primera Guerra Mundial. Es en esta realidad social nueva donde concibe su primer novela: El sendero de los nidos de araña (Il sentiero dei nidi di ragno, 1946) y una pequeña colección de cuentos: Por último, el cuervo (Último viene il corvo, 1949). Más adelante la atracción que ejerce la literatura popular en Calvino se ve reflejada en su trilogía:

Nuestros antepasados (I nostri antenati, 1960)

* El vizconde demediado (I visconte dimezzato, 1952)
* El barón rampante (Il barone rampante, 1957)
* El caballero inexistente (Il cavalieri inesistente, 1959)

Posteriormente entra en un periodo combinatorio fruto de varias influencias y se inscribe por sí mismo en la neo-vanguardia, de hecho la novela “Si una noche de invierno un viajero (Se una notte d'inverno un viaggiatore, 1979)” es tomada como uno de los primeros ejemplos de novela contemporánea.

Aquí un relato breve:

Margarita o el poder de la farmacopea

No recuerdo por qué mi hijo me reprochó en cierta ocasión:

-A vos todo te sale bien.

El muchacho vivía en casa, con su mujer y cuatro niños, el mayor de once años, la menor, Margarita, de dos. Porque las palabras aquellas traslucían resentimiento, quedé preocupado. De vez en cuando conversaba del asunto con mi nuera. Le decía:

-No me negarás que en todo triunfo hay algo repelente.

-El triunfo es el resultado natural de un trabajo bien hecho -contestaba.

-Siempre lleva mezclada alguna vanidad, alguna vulgaridad.

-No el triunfo -me interrumpía- sino el deseo de triunfar. Condenar el triunfo me parece un exceso de romanticismo, conveniente sin duda para los chambones.

A pesar de su inteligencia, mi nuera no lograba convencerme. En busca de culpas examiné retrospectivamente mi vida, que ha transcurrido entre libros de química y en un laboratorio de productos farmacéuticos. Mis triunfos, si los hubo, son quizá auténticos, pero no espectaculares. En lo que podría llamarse mi carrera de honores, he llegado a jefe de laboratorio. Tengo casa propia y un buen pasar. Es verdad que algunas fórmulas mías originaron bálsamos, pomadas y tinturas que exhiben los anaqueles de todas las farmacias de nuestro vasto país y que según afirman por ahí alivian a no pocos enfermos. Yo me he permitido dudar, porque la relación entre el específico y la enfermedad me parece bastante misteriosa. Sin embargo, cuando entreví la fórmula de mi tónico Hierro Plus, tuve la ansiedad y la certeza del triunfo y empecé a botaratear jactanciosamente, a decir que en farmacopea y en medicina, óiganme bien, como lo atestiguan las páginas de "Caras y Caretas", la gente consumía infinidad de tónicos y reconstituyentes, hasta que un día llegaron las vitaminas y barrieron con ellos, como si fueran embelecos. El resultado está a la vista. Se desacreditaron las vitaminas, lo que era inevitable, y en vano recurre el mundo hoy a la farmacia para mitigar su debilidad y su cansancio.

Cuesta creerlo, pero mi nuera se preocupaba por la inapetencia de su hija menor. En efecto, la pobre Margarita, de pelo dorado y ojos azules, lánguida, pálida, juiciosa, parecía una estampa del siglo XIX, la típica niña que según una tradición o superstición está destinada a reunirse muy temprano con los ángeles.

Mi nunca negada habilidad de cocinero de remedios, acuciada por el ansia de ver restablecida a la nieta, funcionó rápidamente e inventé el tónico ya mencionado. Su eficacia es prodigiosa. Cuatro cucharadas diarias bastaron para transformar, en pocas semanas, a Margarita, que ahora reboza de buen color, ha crecido, se ha ensanchado y manifiesta una voracidad satisfactoria, casi diría inquietante. Con determinación y firmeza busca la comida y, si alguien se la niega, arremete con enojo. Hoy por la mañana, a la hora del desayuno, en el comedor de diario, me esperaba un espectáculo que no olvidaré así nomás. En el centro de la mesa estaba sentada la niña, con una medialuna en cada mano. Creí notar en sus mejillas de muñeca rubia una coloración demasiado roja. Estaba embadurnada de dulce y de sangre. Los restos de la familia reposaban unos contra otros con las cabezas juntas, en un rincón del cuarto. Mi hijo, todavía con vida, encontró fuerzas para pronunciar sus últimas palabras.

-Margarita no tiene la culpa.

Las dijo en ese tono de reproche que habitualmente empleaba conmigo.

FIN

Efemérides literarias entre el 13 y 19 de septiembre

Nacimientos

1580: Francisco de Quevedo, escritor español.
1613: François de La Rochefoucauld, escritor francés.
1630: Olaus Rudbeck, científico, naturalista y escritor sueco.
1709: Samuel Johnson, escritor y lexicógrafo inglés.
1750: Tomás de Iriarte, escritor, poeta y dramaturgo español.
1796: Hartley Coleridge, poeta británico (f. 1849).
1802: Arnold Ruge, escritor y filósofo alemán.
1813: József Eötvös, escritor y político húngaro.
1813: Auguste Maquet, escritor francés.
1830: Marie von Ebner-Eschenbach, escritora austriaca.
1832: Tomás Martín Feuillet, poeta y escritor panameño.
1850: Abilio Manuel Guerra Junqueiro, poeta portugués.
1873: Víctor Guardia Quirós, abogado y escritor costarricense.
1876: Sherwood Anderson, escritor estadounidense.
1881: Matila Ghyka, diplomático, matemático, historiador, escritor y noble rumano.
1882: Ricardo Rojas, escritor y profesor nacionalista argentino.
1888: Frans Eemil Sillanpää, escritor finlandés, premio Nobel de Literatura en 1939.
1890: Agatha Christie, escritora de novelas de misterio británica.
1894: J. B. Priestley, escritor, dramaturgo y locutor británico.
1897: Eduardo Blanco Amor, escritor y periodista español.
1905: Vladimír Holan, poeta checo.
1908: Mika Waltari, escritor finlandés.
1914: Adolfo Bioy Casares, escritor argentino, premio Cervantes en 1990.
1916: Roald Dahl, escritor británico.
1916: Mercedes Salisachs, escritora española.
1920: Mario Benedetti, escritor uruguayo (m. 2009).
1921: Paulo Freire, educador, pedagogo y escritor brasileño.
1924: Lucebert, pintor y poeta holandés.
1926: Michel Butor, escritor francés.
1929: Larry Collins, escritor y periodista estadounidense.
1934: Kate Millett, escritora estadounidense feminista.
1935: Ken Kesey, escritor estadounidense.
1939: Breyten Breytenbach, escritor sudáfricano.
1941: Michael Hartnett, poeta irlandés.
1953: Nancy Huston, escritora canadiense.
1956: Helios Gómez, pintor, cartelista y poeta español.
1963: Rafael Reig, escritor español.
1963: Rami Saari, poeta israelí

Fallecimientos

1179: Hildegard de Bingen, abadesa, compositora y escritora alemana.
1321: Dante Alighieri, poeta italiano.
1592: Michel de Montaigne, escritor francés.
1730: Sophia Elisabet Brenner, escritora sueca.
1791: Tomás de Iriarte, poeta español.
1830: William Hazlitt, escritor inglés.
1851: James Fenimore Cooper, escritor estadounidense (n. 1789).
1863: Alfred de Vigny, poeta, dramaturgo, y novelista francés.
1906: Maria Georgina Grey, escritor británico (n. 1816)
1908: Emilia Calé, escritora española.
1912: Justo Sierra, poeta y político mexicano.
1926: Rudolf Eucken, filósofo alemán, premio Nobel de Literatura en 1908.
1927: Hugo Ball, poeta dadaísta alemán.
1939: Stanisław Ignacy Witkiewicz, escritor, fotógrafo, filósofo y pintor polaco.
1980: Ventura Gassol, poeta y político español.
1985: Ítalo Calvino, escritor italiano.
2000: Mauricio Wacquez, escritor y filósofo chileno.
2000: Ricardo J. Bermúdez, escritor panameño.
2004: Mary Elizabeth Frye, poeta, ama de casa y florista estadounidense.
2005: Vladimir Volkoff, escritor francés.
2006: Oriana Fallaci, escritora y periodista italiana.
2007: Robert Jordan, escritor estadounidense.

Acontecimientos

1580: en Argel el escritor español Miguel de Cervantes Saavedra es liberado de su cautiverio.

Mención especial

Francisco VI, duque de La Rochefoucauld (15 de septiembre, 1613, París – 17 de marzo 1680). Escritor, aristócrata y militar francés, conocido, sobre todo, por sus Máximas.

Algunas de sus máximas:

"A los defectos de la mente debemos darles la importancia que le damos a las heridas del cuerpo. Porque no importa cuantos cuidados se dispensen, al final unos y otras dejan cicatriz."

"Cómo pretendes que otro guarde tu secreto si tú mismo, al confiárselo, no lo has sabido guardar."

"El valor perfecto consiste en hacer, sin testigos, lo que seríamos capaces de hacer delante de todo el mundo."

"No hay disfraz que pueda largo tiempo ocultar el amor donde lo hay, ni fingirlo donde no lo hay."


Samuel Johnson (Lichfield, Staffordshire, 18 de septiembre de 1709 - Londres, 13 de diciembre de 1784), por lo general conocido simplemente como el Dr. Johnson, es una de las figuras literarias más importantes de Inglaterra: poeta, ensayista, biógrafo, lexicógrafo, está considerado por muchos como el mejor crítico literario en idioma inglés. Johnson era poseedor de un gran talento y de una prosa con un estilo inigualable.

Tomás de Iriarte y Nieves Ravelo (Puerto de la Cruz, Tenerife, 18 de septiembre de 1750 - Madrid, 17 de septiembre de 1791), poeta español de la Ilustración y el Neoclasicismo.

Auguste Maquet, escritor francés (París, 1813-Saint Mesme, 1888). Más conocido por ser el más famoso "colaborador" con quien trabajó Alexandre Dumas (padre) en sus novelas, incluyendo entre ellas El conde de Montecristo y la serie completa de Los tres mosqueteros.

Abilio Manuel Guerra Junqueiro (Freixo de Espada à Cinta, Trás-os-Montes, 17 de septiembre de 1850 - Lisboa, 7 de julio de 1923 fue un político, diputado, periodista, escritor y poeta portugués. Fue el poeta más representativo de la llamada "Escola Nova".

Sherwood Anderson ( Camden, Ohio, 13 de septiembre de 1876 — † Colón, Panamá, 8 de marzo de 1941), escritor estadounidense, maestro de la técnica del relato corto, y uno de los primeros en abordar los problemas generados por la industrialización.

Mika Waltari (Helsinki, 19 de septiembre de 1908 - Helsinki, 26 de agosto de 1979) es uno de los escritores de Finlandia más famosos internacionalmente, conocido especialmente por sus novelas históricas.

Roald Dahl (13 de septiembre de 1916 – 23 de noviembre de 1990) fue un novelista y autor de cuentos británico de ascendencia noruega,[1] famoso como escritor para niños y adultos. Entre sus libros más populares están Charlie y la fábrica de chocolate, James y el melocotón gigante, Matilda, Las brujas y Relatos de lo inesperado.

Kate Millett (nacida Katherine Murray Millet), (Saint Paul, 14 de septiembre de 1934), es una feminista, escritora estadounidense y activista bisexual. Conocida por su libro de 1970 "Sexual Politics".

Ken Kesey (La Junta, Colorado, 17 de septiembre de 1935 - Pleasant Hill, Oregón, 10 de noviembre de 2001), fue un escritor estadounidense.

Michael Hartnett (n. Croom, Condado de Limerick, Irlanda, 18 de septiembre de 1941 - † Dublín, 13 de octubre de 1999). Poeta irlandés. Escribió tanto en inglés como en irlandés. No perteneció a ningún grupo y funcionó fuera de movimientos literarios, fue una de las voces forasteras más significativas de la escritura irlandesa de la segunda mitad del siglo XX.

Helios Gómez Rodríguez (Sevilla, 1905-Barcelona 1956), conocido popularmente también como el "artista de corbata roja", fue un sindicalista anti-franquista, pintor, cartelista y poeta español. Fue representante del movimiento vanguardista de principios del siglo XX y contertulio de otros artistas de la época como Luis Buñuel, Salvador Dalí y Federico García Lorca.

Rami Saari (רמי סערי) (Petaj Tikva, Israel, 1963) – poeta, traductor y editor israelí de origen argentino.

Es licenciado en filología semítica y fenno-úgrica por la universidad de Helsinki y doctor en filosofía y letras de la universidad hebrea de Jerusalén. Desde 2002 hasta el día de hoy Saari ha trabajado como jefe de redacción de las páginas literarias sobre la poesía israelí en el sitio web de Poetry International

Santa Hildegarda de Bingen O.S.B. (Alemán: Hildegard von Bingen) (n. 16 de septiembre 1098 en Bermersheim, junto a Alzey en Rheinhessen, Renania-Palatinado, Alemania; † 17 de septiembre 1179 en el monasterio de Rupertsberg, Bingen, id.) fue abadesa, líder monástica, mística, profetisa, médica, compositora y escritora alemana.

Dante Alighieri (Florencia, c. 29 de mayo de 1265 – Rávena, 14 de septiembre de 1321) fue un poeta italiano. Su obra maestra, La Divina Comedia, es una de las obras fundamentales de la transición del pensamiento medieval al renacentista. Es considerada la obra maestra de la literatura italiana y una de las cumbres de la literatura universal.[1] [2] En italiano es conocido como "el Poeta Supremo" (il Sommo Poeta). A Dante también se le llama el "Padre del idioma" italiano. Su primera biografía fue escrita por Giovanni Boccaccio (1313-1375), en Trattatello in laude di Dante.

Michel Eyquem de Montaigne o más simplemente Michel de Montaigne (nacido en Burdeos el 28 de febrero de 1533 en el château de Montaigne en Saint-Michel-de-Montaigne, Dordogne, muerto el 13 de septiembre de 1592) fue un filósofo, escritor, humanista, moralista y político francés del Renacimiento, autor de los Ensayos, y creador del género literario conocido en la época moderna como ensayo.

William Hazlitt (10 de abril de 1778 – 18 de septiembre de 1830) fue un escritor inglés célebre por sus ensayos humanísticos y por sus críticas literarias. Se le ha considerado como el crítico literario inglés más importante tras Samuel Johnson. De hecho, los textos de Hazlitt y sus reflexiones sobre las piezas y los personajes de Shakespeare sólo han sido igualados por los de Johnson en cuanto a profundidad, penetración, originalidad e imaginación.

Justo Sierra Méndez (nacido en Campeche, Campeche, hoy San Francisco de Campeche, el 26 de enero de 1848; fallecido en Madrid, el 13 de septiembre de 1912) fue un escritor, historiador, periodista, poeta y político mexicano. Fue decidido promotor de la fundación de la Universidad Nacional de México, hoy Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Se le conoce también como "Maestro de América" por el título que le otorgaron varias universidades de América Latina.

Hugo Ball (n. 22 de febrero 1886 - 14 de septiembre 1927) autor y poeta alemán. Fue uno de los artistas principales del Dadaísmo.

Oriana Fallaci (Florencia, 29 de junio de 1929 – Florencia, 15 de septiembre de 2006) fue una escritora y periodista italiana. Como periodista obtuvo un gran prestigio internacional, en especial gracias a sus entrevistas a personajes famosos.

Robert Jordan es el seudónimo de James Oliver Rigney, Jr. (Charleston (Carolina del Sur), 17 de octubre de 1948 - Charleston (Carolina del Sur), 16 de septiembre de 2007). Se le conoce sobre todo por ser el autor de la exitosa serie de fantasía La rueda del tiempo.

Laureados con el Premio Nobel de Literatura

Frans Eemil Sillanpää (Hämeenkyrö, 16 de septiembre de 1888-Helsinki, 3 de junio de 1964) fue un escritor finlandés, ganador del Premio Nobel de Literatura en el año 1939.

Rudolf Christoph Eucken (n. Aurich, Alemania, 5 de enero de 1846 - † Jena, 15 de septiembre de 1926). Filósofo alemán, premio Nobel de Literatura en 1908.

***


Saludos

Martín Dupá